Mensaje del Presidente

Sin duda, hemos transitado un año desafiante. Al mundo complejo, caracterizado por la cuarta revolución industrial de identidad tecnológica, se le sumó una variable inesperada y de altísimo impacto: la pandemia del COVID-19. 

En este escenario de incertidumbre, estimulamos nuestro pensamiento crítico, creatividad y flexibilidad para resolver exitosamente los problemas, cuidando a las personas, y asegurando la continuidad de nuestra operación. 

Este año 2020 nos desafió a reflexionar sobre los estilos de vida que llevamos, e instaló el paradigma de la “nueva normalidad”. Familias, países y compañías, desde las más débiles hasta las más fuertes, todos nos encontramos empatizando con lo esencial de la vida, los afectos como refugio, la revalorización del cuidado personal ligado al respeto por el otro, el reconocernos seres vulnerables y la escasez de recursos.  

En Coca-Cola Andina nos propusimos superar el escenario de crisis y salir fortalecidos con nuestra capacidad de adaptarnos a situaciones adversas. Aprendimos a reconocer y valorarnos como una Compañía resiliente, pues fuimos capaces de reinventarnos, adaptando nuestras relaciones laborales y nuestros procesos con flexibilidad, compromiso y responsabilidad social. Todo esto sobre la base del trabajo de equipos de alto rendimiento, la solidaridad y el cuidado por la salud de cada persona de nuestra Compañía.  

Junto al Directorio que presido, tuvimos la firme convicción de acompañar a quienes más lo necesitaron, formando alianzas para hacer llegar eficazmente la ayuda. Por eso, entre otras iniciativas, ayudamos a financiar un programa de la Confederación de la Producción y del Comercio (CPC), para la compra de ventiladores mecánicos y cajas de alimentos. Quizás una de las acciones más destacadas de la Compañía en el año 2020 fue el desarrollo de la app “Mi barrio Mi almacén”, que se transformó en un vehículo de apoyo social efectivo para reactivar la economía local, conectando a los almacenes de barrio con sus clientes y la comunidad, a través del uso de herramientas digitales. Se trata de un modelo de economía colaborativa y circular, que ayuda a conectar a los almacenes con sus vecinos, reduciendo así la movilidad en la entrega de beneficios, y apoyando a aquellas familias que están en situación de vulnerabilidad. Esta plataforma nos permitió entregar 18.000 cajas digitales de alimentos.  

Cerramos el año 2019 con muy buenos resultados e iniciamos el año 2020 con altas expectativas para el negocio, lo cual nos hacía proyectar un alto rendimiento en todas las operaciones. Con gran agilidad y previsión, en febrero comenzamos a prepararnos para enfrentar el vertiginoso aumento de contagios por COVID-19 que veíamos en otras latitudes, por lo que diseñamos rápidamente los planes de contingencia, reuniendo los equipos de crisis y conformando equipos locales y regionales. Tuvimos que adaptarnos y ajustar nuestra operación para recuperar el negocio, ya que sufrimos el impacto y vivimos momentos de alto estrés. Gracias al esfuerzo de todos, al compromiso de cada trabajador y a la conducción asertiva de nuestros líderes, pudimos cerrar un año 2020 exitoso.  

Un reconocimiento especial merece nuestro capital humano. Este año nos ratificó que poseemos equipos de alto desempeño, capaces de reaccionar efectivamente ante las adversidades y mantener el foco. Estamos muy orgullosos de los colaboradores de nuestra Compañía. El plus de la continua innovación y el compromiso de nuestros equipos me otorgan la convicción y confianza de que el año 2021 lograremos avanzar en todos nuestros propósitos, capitalizando los profundos aprendizajes de este inédito año 2020.