Mensaje del Presidente

Este año celebramos 75 años y los festejamos con orgullo por todo lo logrado junto a nuestro socio The Coca-Cola Company, al mismo tiempo que tomamos el compromiso de hacerlo aún mejor en los años venideros. Nuestro espíritu representa este recorrido con sueños iniciales inmensos y objetivos férreos.

Hemos enfrentado contextos de todo tipo y, en estos últimos años, los retos han sido continuos. Hemos respondido poniendo foco en la excelencia en todo lo que desarrollamos y anticipando, dentro de lo posible, escenarios adversos. La última década nos consolidamos como una de las embotelladoras más grandes de la región y actualmente nos encontramos persistiendo ante el claro objetivo de consolidarnos como una Compañía total de bebidas.

Evolucionamos con cercanía, priorizando a nuestros clientes y toda nuestra cadena de valor. Además, aprendimos que el antídoto contra la fragilidad es la capacidad de resiliencia y que la información de calidad ayuda a reducir los grados de incertidumbre, generando confianza y transparencia. La experiencia y satisfacción de nuestros clientes y consumidores son valores intransables e irrenunciables, por los cuales debemos abordar cada iniciativa poniendo al cliente y consumidor en el centro e incorporándolo en un modelo de co-creación, haciéndolos partícipes en las instancias que sean relevantes.

Puertas adentro, logramos un buen clima que posibilitó compensar los impactos de lo inesperado, contingencias imprevisibles, y agudizamos nuestro instinto y capacidad de comprensión de cada situación para liderarla. Para nuestros equipos, la turbulencia significó una oportunidad para innovar, tener presente los objetivos, pero, sobre todo, diseñar y trabajar los diferentes caminos que podíamos tomar para alcanzarlos, e incluso disfrutar el proceso. Logramos adaptarnos al escenario cambiante que hemos observado los últimos dos años, confirmando nuestra posición sólida en el mercado.

Para muchos pensar en el largo plazo era inútil, pues no sabíamos cómo saldríamos de la pandemia. Imaginarse el futuro era y es inquietante. En este 2021 se sentaron las bases de un nuevo entorno que da cuenta de un mundo frágil, no lineal e incomprensible. Los entornos irán y vendrán, pero quienes seguiremos aquí seremos nosotros, que nos mantendremos firmes y claros en nuestra misión, pero flexibles e innovadores para enfrentar los desafíos.