Mensaje del Presidente

 

En representación del Directorio que presido, tengo el agrado de presentarles la primera Memoria Integrada de Coca-Cola Andina, en la que podrán encontrar nuestra cuenta de resultados con una triple mirada: económica, social y ambiental.

En Coca-Cola Andina tomamos la decisión de avanzar hacia una memoria integrada que refleja nuestra forma de hacer negocios. Estamos convencidos de que es nuestra responsabilidad generar valor compartido para todos los grupos de interés de la compañía. Para hacerlo de manera sostenible, gestionamos el negocio con una visión de futuro amplia, tomando decisiones que permitan no solo generar la mayor rentabilidad para nuestros accionistas, sino también brindar bienestar en las comunidades de las que formamos parte, influir positivamente en el cuidado del medioambiente, desarrollando comercio justo con nuestros clientes y proveedores, y fortaleciendo un ambiente de trabajo de bienestar para nuestros colaboradores.

En este camino de agregar valor a nuestros accionistas, el principal desafío del año estuvo dado por las condiciones políticas y económicas imperantes en los países donde Coca-Cola Andina opera, que estuvieron marcadas por la depreciación de las monedas en Argentina y Brasil, bajos niveles de crecimiento económico y tasas de consumo dispares, entre otros.

Abordamos los diferentes escenarios con una sólida estrategia que se reflejó en nuestra gestión comercial, donde obtuvimos una mejora en la participación de mercado en gaseosas en tres de nuestras cuatro operaciones, una alta eficiencia en los procesos y una aceleración en la innovación de productos y modelos de negocios para nuestros clientes y consumidores.

Los resultados reflejan un gran trabajo por parte del equipo, que en los últimos años ha dedicado esfuerzos a compartir y transferir las buenas prácticas, y a aprender de los errores generando espacios concretos de debate, integrando la cadena de valor con la visión de construcción de un futuro común que cada día nos insta a ir por más.

El fruto de este esfuerzo nos ha convertido en una compañía proactiva frente a las nuevas expectativas de los públicos de interés, lo que se reflejó en nuestros resultados financieros en moneda local, en el trabajo hecho en cada uno de los países y en nuestra participación de mercado. Todo ello nos deja en una excelente posición competitiva para enfrentar los nuevos desafíos que se vienen.

En 2018 el EBITDA fue de $324.964 millones, una caída de un 3,8% frente a 2017, principalmente afectado por el efecto de conversión de cifras al consolidar los resultados de Argentina y en menor medida Brasil, producto de la devaluación del peso argentino y el real respecto al peso chileno. Nuestro margen EBITDA alcanzó 19,4%, un aumento de 115 puntos base respecto al año anterior.  En moneda local, las cuatro operaciones mostraron un crecimiento del EBITDA: Argentina un 3,4% (con NIC 29, en términos reales), Brasil 8,9%,  Chile 7,7% y Paraguay 10,7%.

Además, redujimos los costos de financiamiento y mejoramos el perfil de deuda de la Compañía, con el fin de seguir agregando valor a nuestros accionistas e inversionistas. Esto se logró mediante la recompra parcial de los bonos que habíamos emitido en Estados Unidos, operación que fue refinanciada con la emisión de bonos en Chile.

Finalmente, la utilidad neta de la Compañía (ganancia atribuible a los propietarios de la controladora) fue de $96.603 millones, un 18,0% menor que en el período anterior. Los dividendos repartidos durante 2018 sumaron Ch$85.475 millones, aumentando 13,2% respecto del año previo.

En Coca-Cola Andina nos ocupamos de responder activamente las inquietudes de nuestro públicos de interés y nos acercamos a ellos, validamos la materialidad y renovamos los compromisos asumidos. Uno de los focos estratégicos es consolidarnos como una compañía total de bebidas, diversificando el portafolio de productos para ofrecer opciones apropiadas para cada estilo de consumidor. Concretamente, en 2018 continuamos impulsando productos elaborados a base de semillas Ades e incorporamos la completa línea de alternativas de Guallarauco. En la operación de Argentina, invertimos en una línea de latas con la cual produciremos mayor variedad de formatos y nuevos sabores. En Chile, seguimos innovando en la reformulación de nuestros productos acorde a las nuevas exigencias de la Ley de Etiquetado, lo que nos permite continuar liderando el mercado con productos bajos en calorías, sin azúcar y reducidos en azúcar.  Para reforzar este pilar estratégico  de desarrollo de nuevos productos con foco en los consumidores y sus nuevas preferencias de consumo, representantes de Coca-Cola Andina forman parte del Equipo de Innovación de Coca-Cola Brasil.

Otro foco estratégico que consolidamos año a año es ser guardianes del agua que, sumado al valor de eficiencia en los procesos, nos instan a mantener y ampliar coberturas de nuestros programas de acceso al agua en cada región donde operamos. Asimismo, el compromiso activo de la Compañía en el cuidado del medio ambiente nos llevó a suscribir el nuevo contrato de abastecimiento de energía limpia certificada para el 100% de la demanda de tres de nuestras plantas en Chile, precedente ejemplar para el resto de nuestras operaciones. En la misma línea, estamos orgullosos con el funcionamiento de nuestra nueva planta en Duque de Caxias, que aportó reconocimientos concretos a nuestro desarrollo digital en el universo industrial, donde implementamos tecnologías de industrias 4.0, sentando las bases de crecimiento y gestión industrial para el futuro.

La diversificación del portafolio de productos y el cuidado del agua son compromisos que nos inspiran para ser protagonistas en la de gestión de empaques, lo que nos ha llevado a liderar importantes inversiones en el año 2018. La nueva línea aséptica de producción en Chile permite, gracias a su tecnología, reducir un 40% el PET utilizado en las botellas. En aspectos de postconsumo, seguimos posicionándonos en el circuito de recupero, a través de alianzas con socios estratégicos que mejoran las condiciones de trabajo de cooperativas y recicladores de base. Constantemente mantenemos y hacemos crecer nuestros programas en esta área, logrando así recuperar más de cuatro toneladas anuales de plástico.

Tenemos claro, y lo dejamos en evidencia con esta Memoria Integrada, que el desarrollo sostenible de nuestro negocio es estratégico y corre de manera transversal en todos los proyectos de la Compañía. Convencidos de que podemos mejorar la calidad de vida de las comunidades que nos rodean, mantenemos iniciativas como “Coletivo Joven” en Brasil, que mejora la perspectiva de futuro de los jóvenes que participan, así como también los ayuda a conseguir empleo. En el caso de Paraguay, el empoderamiento de las mujeres ha sido uno de los focos más relevantes del año y en 2018 lanzamos el programa “Emprendemos Juntas”, a través del cual brindamos herramientas de administración a clientas permitiéndoles crecer en sus negocios y fortaleciendo el desarrollo de nuestra cadena de valor. Sabemos que aún debemos crecer en temas de inclusion, por lo que en este año dimos grandes pasos y en este informe podrán encontrar más detalles de cómo nuestra empresa enfrenta estos compromisos y se prepara para nuevos desafíos. 

Mantenemos nuestro compromiso de adhesión a Pacto Global de la Organización de las Naciones Unidas, una de las mayores iniciativas voluntarias de responsabilidad corporativa en el mundo, lo cual representa nuestro firme propósito de alcanzar objetivos cada vez más desafiantes -financieros, de mercado, sociales, ambientales y de Gobierno Corporativo- en un marco de ética y transparencia. En este sentido, estamos orgullosos de anunciar que fuimos reconocidos por la revista Institutional Investor como líder de la categoría “Profesionales de Relación con Inversionistas” en el sector de Alimentos y Bebidas mid cap, por segundo año consecutivo. También recibimos el mayor galardón a la categoría Líder en relación con inversionistas de ALAS20. Siguiendo con las distinciones, la madurez de la sustentabilidad en Coca-Cola Andina sigue dando sus frutos, pues hoy la Compañía está posicionada en índices como Dow Jones MILA, DJSI Chile, el FTSE 4Good Emerging Index y el Vigeo Eiris Emerging 70 Ranking.

Para finalizar, quiero saludar y agradecer a todo el equipo que conforma esta gran familia que es Coca-Cola Andina por su esfuerzo, aportes y visiones compartidas que nos han ayudado a avanzar en la dirección correcta. Tenemos un grupo de colaboradores comprometidos que se animan a innovar y dar lo mejor de cada uno para crecer y desarrollarse de forma sostenible, lo que unido a la fortaleza de la gran marca Coca-Cola, nos motiva cada día a ir por más, mucho más.

Juan Claro

Presidente del Directorio